Yoga para la próstata

Hoy en día la prostatitis es una de las enfermedades más populares entre los hombres. Esta enfermedad es bastante difícil en su tratamiento, especialmente en las etapas crónicas, por lo tanto, en esta situación los métodos no tradicionales sirven con el fin de batir este problema que afecta negativamente la salud masculina. Yoga es el tratamiento de la prostatitis no tradicional que efectivamente recupera el funcionamiento correcto del órgano prostático de los hombres. Los ejercicios de yoga están dirigidos al drenaje venoso de los órganos del pélvico y el masaje de la próstata.

¿Qué es la prostatitis?

La prostatitis es la inflamación de la glándula prostática, un pequeño órgano muscular y secretorial que es situado en la parte superior de la uretra que segrega un líquido que protege el esperma y lo que mejora su actividad y con la ayuda de los músculos promueve este líquido por su canal.

En el caso de la inflamación, el secreto de la glándula prostática se modifica en su composición, que tiene un efecto negativo en la función reproductiva de un hombre sano y puede conducir a la infertilidad masculina. Hoy en día aproximadamente de 30% de las parejas matrimoniales sufren de la infertilidad masculina, los espermatozoides masculinos tienen un movilidad y actividad baja lo que no permite a concebir el óvulo y obtener el embarazo requerido.

La prostatitis crónica – una inflamación crónica de los tejidos de la próstata. La prostatitis crónica es una de las enfermedades más comunes del sistema genitourinario en los hombres. Los estudios recientes muestran que en la mayoría de los casos la causa de la prostatitis crónica es una infección bacteriana que soporte el proceso de la inflamación constante en los tejidos de próstata. Los principales síntomas y signos de la prostatitis crónica son: el dolor y el malestar en el perineo y los genitales, la disfunción sexual (hasta impotencia), la aparición de la retención urinaria y así sucesivamente. A menudo, la prostatitis crónica se produce completamente asintomáticos y sólo puede detectarse con un diagnóstico médico. El diagnóstico de la prostatitis crónica lleva a cabo por un urólogo especialista. Las tácticas modernas de tratamiento de la prostatitis crónica incluyen antibióticos, fisioterapia, tratamiento de spa, yoga, masaje de próstata. En algunos casos – el tratamiento quirúrgico.

Las causas de la prostatitis

La prostatitis puede ser de la naturaleza bacterial (viral) y del tipo de estancamiento que es la consecuencia de la inflamación. La enfermedad se caracteriza por los sentimientos dolorosos en la zona del pireneo, la ingle y en el área suprapúbica (escozor, ardor, pesadez).

La prostatitis está causada por:

  • las infecciones de las vías urinarias
  • la hipotermia
  • la reducción de la inmunidad local
  • los estancamientos en la zona de la pelvis
  • la vida sexual irregular, lo que provoca la congestión de la próstata (actividad sexual excesiva o la abstinencia sexual a larga plazo de tiempo).

Muy a menudo, cuando el paciente empieza el tratamiento con los fármacos, los síntomas de la prostatitis desaparecen. Sin embargo, después de unos meses ellos pueden volverse y, en este caso, la enfermedad de la fase de la recesión a la agudización. Este señala que los procesos inflamatorios crónicos han entrado en su poder.

Yoga y prostatitis. Los principios básicos

A pesar de que la prostatitis crónica es bastante difícil en su tratamiento con los métodos de la medicina oficial, él es muy sensible a las opciones del tratamiento no tradicionales, tales como los ejercicios de yoga.

Yoga ayuda a curar la prostatitis con una franja de los ejercicios que permiten a descargar los órganos pélvicos y proporcionar les una suministro completo de la sangre. Los ejercicios básicos incluyen las asanas invertidas, en la que el flujo sanguíneo se activa y, por lo tanto, la circulación de la sangre a los cuerpos cavernosos del pene mejora notablemente. Estas posturas de yoga que se usa en el tratamiento de las enfermedades prostáticas y con la proctatitis crónica influyen efectivamente no sólo en la glándula prostática, sino en otros órganos del sistema reproductor masculino. Usted puede empezar con una versión ligera que se llama “viparita-karani-mudra”. Esta asana debe realizarse 2-3 veces a la semana. Entonces usted puede aprender unas otras asanas que se llaman “uddiyana-bandha”, “agnisara-dhauti-kriyas”, “madhyama-nauli”. “Ashvini-mudra” como el objeto tiene la reducción de los músculos del ano y permite realizar el masaje de la próstata, pero está asana está prohibida para los hombres que tienen la prostatitis en la fase crónica.

Diferentes versiones de “sukshma-vyayama”, “budd-konasana”, “akarny dhanurasany” involucran en el funcionamiento los músculos de la zona de la ingle, los huesos de la pelvis, estimulan los órganos y activan las fibras nerviosas y los vasos sanguíneos. Lo más importante es elegir una postura que permita para la pelvis estar debajo del pecho.

La práctica de la respiración tiene la misma importancia en el tratamiento de la prostatitis. La prostatitis requiere un enfoque integral. La asana que se llama “Udjayi” se realiza en la inspiración, mejora la salida de la sangre venosa al corazón. Los ejercicios de respiración debe hacerse 2-3 veces al día.

El uso de la terapia del yoga debe tener en cuenta no sólo la forma y la etapa de la enfermedad, sino que también hay que cambiar la dieta (los productos ricos en vitaminas del grupo E, B, los microminerales y mucha importancia para la salud masculina tiene el zinc que sirve como el fundador de la función reproductiva de un hombre), la actividad física y sexual regular, la posibilidad de tomar la medicación (sobre todo en la fase aguda).

Al hacer los ejercicios de yoga en el tratamiento de la prostatitis, deben ser excluidas las técnicas que pueden exacerbar la enfermedad (las asanas que aumentan la presión arterial y el deterioro de la salida de la sangre venosa en el área de la pelvis).

La prevención de la prostatittis

La prevención de la prostatitis en el mundo contemporáneo resulta de ser una necesidad que requiere la salud masculina, tanto como, según diferentes investigaciones desde 30 hasta 50% de los hombres de uno u otra forma sufren de las enfermedades relacionados con la glándula prostática. Entra la prevención de la prostatitis se encuentran la primaria y la secundaria.

La prevención primaria está dirigida en la prevención de la aparición dela enfermedad, es decir, es relevante en el caso de los hombres que nunca han tenido el problema de la postatitis. En esta clase de las prevenciones se refieren un estilo de la vida saludable, la actividad física sistemática, una diete bien equilibrada, las relaciones sexuales regulares (el sexo protegido). Los hombre deben excluir de su vida cotidiana el sedentarismo, tanto como, estos hombres son muy propensos para enfrentarse con este problema. Después de un día laboral en la oficina, hay que hacer los ejercicios para estimular el flujo sanguíneo y la circulación a los órganos de la función reproductor de un hombre. Los ejercicios para la prevención de la prostatitis mejoran la circulación sanguínea a las zonas problemáticas, mejorando el estado de los músculos de la glándula prostática, activan la llegada de su secreción.

La prevención secundaria – como el objeto tiene la prevención del desarrollo repetido de la prostatitis y su tránsito en la forma crónica, es decir, es válida para los hombres que han enfrentado con esta enfermedad ya. Después de la recuperación, el hombre debe ir a la consulta con un médico especialista para ver la situación después de la enfermedad. Un elemento importante en la terapia es el masaje de la próstata. Lo mejor, ir al médico especialista que puede realizar este tipo del masaje de la próstata sin el daño adicional para la salud masculina. En las farmacias el paciente puede comprar diferente tipo de las vitaminas para la salud masculina que pueden mantener el estado normal de los órganos y su funcionamiento, pero hay que ser cuidado es que no es los fármacos que se usen para la potencia, sino el complejo de las vitaminas.