¿Un nuevo fallo? Problemas sexuales masculinos y sus soluciones

Por una u otra razón los hombres creen que los trastornos sexuales y los problemas con la potencia es el asunto de los viejos. Sin embargo, cada día más en el mundo contemporáneo los jóvenes se enfrentan con los problemas en la cama, se nota la falta parcial o completa de la erección, la eyaculación precoz o retrasada, cuando en realidad son los síntomas de la disfunción eréctil. Los hombres tienen miedo de hablar en estos temas, tanto como reconocer que han enfrentado con la impotencia, no tienen ganas de creer, como resultado – no van a la consulta con un médico especialista y de este modo la situación de enfermedad sólo se agrava y se desarrollo.

Las cosas que cada hombre debe saber sobre la disfunción eréctil

A principios de los 60-s, los expertos acordó que el 90% de los hombres impotentes que sufren de la disfunción eréctil experimentan dificultades emocionales. Doctores de grado mayor del perfil general practicaban en estos pacientes las inyecciones de testosterona, que parecen haber sido inútil. Las terapeutas más jóvenes y bien entrenados observaron esta práctica como una especie de brujería y se refieren a los pacientes a la terapia física, lo que no funcionó.

A mediados de los años 70, los médicos comenzaron a identificar más puramente causas físicas de la impotencia, y hace 10 años este flagelo comenzaron a tratar poco a poco. Ahora los expertos están convencidos de que en la mayoría de los casos – la impotencia o la disfunción eréctil es puramente de causa orgánica (es decir, psicológica). Algunos de estos pacientes son tratados por médicos de familia, la mayoría del resto caen en manos de los urólogos.

La disfunción eréctil – es la incapacidad de un hombre realizar el acto sexual completo por la causa de la ausencia del deseo sexual, la falta de la erección, la incapacidad de eyacular, la incapacidad de concebir el óvulo femenino, el nivel de la testosterona se cae que resulta que los espermatozoides pierden su movilidad y actividad requerida para la fertilización natural, se consta la infertilidad masculina.

La potencia puede ser definida como el deseo de llevar a cabo el acto sexual junto con la capacidad física para realizarlo. Independientemente de la presencia o ausencia de la eyaculación, la potencia masculina se considera normal si el hombre quiere tener relaciones sexuales y es capaz de ponerlas en práctica, como las circunstancias lo permitan. La disfunción eréctil puede ser considerada como la incapacidad de excitarse.

Los tipos de la disfunción eréctil

El subdesarrollo físico como el resultado de las enfermedades orgánicas es la disfunción eréctil física. Un deseo sexual débil para entrar en las relaciónes sexuales o su ausencia completa se considera como la disfunción eréctil psicológica, los médicos también lo llaman como no específica. El famoso psiquiatra Sigmund Freud llamaba la impotencia como el fracaso más frecuente en la vida masculina. Según unas estadísticas de los Estados Unidos, la disfunción eréctil es el problema de 15-20 millones de hombres, es decir, uno de cada ocho hombre sufre de la incapacidad de disfrutar de los placeres de la vida sexual. En los tiempos de Freud creían que es el problema del plano psicológico. Pero hoy en día sabemos que vista tan equivocada tenían los médicos.

En la medicina contemporánea creen que casi en 70% de los casos la impotencia tiene el carácter puramente físico, de lo que podemos hacer la conclusión que hay que curar los trastornos y las enfermedades orgánicas. Incluso las dolencias menores, como regla general, influyen en el estado de la salud masculina, en la potencia, en el funcionamiento de todos los órganos corporales, en el funcionamiento del sistema reproductor y así sucesivamente. La impotencia puede ser el síntoma de una enfermedad severa.

Hay cuatro trastornos orgánicos que pueden ser la base para el desarrollo de la disfunción eréctil:

  1. la diabetes y su forma latente
  2. una mala circulación, lo que lleva a una disminución del deseo sexual y excitación sexual debido a la hipertensión, las enfermedades del corazón, el debilitamiento de los vasos sanguíneos que llevan a los cuerpos cavernosos de los órganos genitales lo que puede perturbar la aparición y la calidad de la erección a la hora de las relaciones sexuales
  3. las enfermedades del sistema nervioso, que hace que sea difícil dar la señal de la excitación sexual para el cerebro central o los nervios de los vertebrados. Es una enfermedad neurológica que debe ser tratada tanto como puede ser la base para el desarrollo de la disfunción eréctil psicológica
  4. el bajo nivel de testosterona que bloquea la atracción sexual. Testosterona es la hormona sexual masculina que está responsable por el estado de la potencia y el funcionamiento correcto del sistema reproductor masculino. Es decir el la base principal que determina el estado de la salud masculina
  5. los trastornos hormonales – es una de las causas más raras de la impotencia física.

Hay que saber

La disfunción eréctil psicológica esta relacionada con los factores estresantes (a veces inconscientemente) que violan el proceso de la aparición de la erección. Independientemente del carácter de la disfunción eréctil – físico o psicológico – para un hombre es siempre una tragedia total que le lleva un montón de los sufrimientos. La incapacidad de realizar un acto sexual completo puede reflejarse en la conducta adecuada de un hombre, por lo que a veces es bastante difícil de establecer la causa principal de este trastorno sexual. Tanto como el cuerpo y la consciencia están estrictamente vinculados, la disfunción eréctil física provoca el estrés psicológico, y viceversa. Algunos hombres con la disfunción eréctil tienen la erección, pero la duración de esta erección no es muy prolongada, se ocurre pero no para mucho tiempo – el hombre no puede realizar el acto sexual completo. En esta situación la diferencia puede ser no tan notable, pero desde el punto de vista psicológico tiene una importancia esencial. Un hombre que está seguro de que él es un impotente, está en el estado de la tensión nerviosa e inquietud. Si se mira en este problema de una manera deferente – que sólo tiene la dificultad de mantener una erección – puede volver el equilibrio mental.

Un factor importante es la edad. En la edad de 40 años las causas prinicpales de la disfunción eréctil en 80% de los casos tienen el carácter típicamente psicológico, y sólo 20% – físico. A la edad de 80 años la imagen se cambia: 80% consisten los casos de la disfunción eréctil física y sólo 20% – psicológica. Todos los hombres deben saber que independientemente de las causas la disfunción eréctil puede ser curada en 95% de los casos.

No hay lugar para el pánico

Cuando un hombre se enfrenta con un u otro trastorno sexual, en la práctica tenía los resultados buenos – la masturbación. Sobre la masturbación no se hablan en las calles, en las oficinas o al tomar café. Pero – sí, tiene lugar en nuestras vidas y puede echar una mano en muchas situaciones confundidas. Por ejemplo, los jóvenes que sufren de la eyaculación precoz, que no tienen una experiencia sexual rica pueden practicar la masturbación para quitar la tensión y realizar el acto sexual con una adecuada duración. Lo mismo se refiere a los problemas de la disfunción eréctil. Hay que abstenerse de las erecciones durante una semana. Durante esta semana trate de no pensar sobre el sexo y las cosas íntimas. Durante la masturbación, al sentir la llegada de la eyaculación – hay que parar este momento y probar la dureza del pene, comparando la con la que era antes. Espera cuando la erección desaparece y después continua a masturbar. Una falta de la dureza del pene que no es suficiente, no significa que usted tienen problemas con la potencia que puede ser restaurada.