¿Cómo convertirse en un sexo gigante?

Si el hombre tiene la masculatura, el relieve corporal, el poder del toro… Pero vamos a hablar senceramente: con toda esta apariencia física ideal, no se cae usted bajo el riesgo de ser un impotente en la cama. Por desgracia, en este caso el alto riesgo existe, tanto como la pasión de obtener el crecimiento muscular, a veces, tiene la prioridad sobre un sano sentido de la proporción. Y en el entrenamiento, como en cualquier otra actividad de nuestra vida, la moderación es necesaria.

Desde el punto de vista de la fisiología, los deportes fortalecen no sólo la salud masculina, pero también y la potencia. Por otra parte, la actividad física puede rejuvenecer el organismo. Se ha aprobado de que el culturismo masculino es la fuente de la eterna juventud. Los ejercicios y una dieta bien equilibrada fortalecen los huesos y los músculos, queman la grasa, desarrollan la fuerza, mejoran el estado del ánimo y el sueño – todo esto conduce al aumento de la potencia de un hombre, el crecimiento de su poder masculina, su función reproductiva y la calidad del orgasmo. En el caso de los hombres de la edad avanzada, los ejercicios pueden favorecer la producción de las hormonas juveniles.

Pero para que todo esto funcione, hace falta mantener la moderación en la actividad física para que la producción de la testosterona no se suprime, una dieta rica en las vitaminas y los microelementos, los ejercicios aerobios. Esto se refleja positivamente en la erección, y en la calidad de semen, y en la vida sexual en general.

La psicología

Usted entiende que el sexo – no es sólo la fisiología. Sorprendentemente mucho aquí depende de la autoestima de la gente. Desde un punto de vista psicológico, la autoestima – uno de los factores más importantes en la sexualidad. Si uno no está satisfecho con su cuerpo o está avergonzado de ello, es poco probable que sea capaz de disfrutar del sexo y lograr el orgasmo.

Por ejemplo, los hombres que tienen sobrepeso a menudo se ven afectadas por atormentar a sí mismo acerca de sus sospechas de su pene microscópico. De hecho, en el contexto de la obesidad su hombría de alguna manera parece ser más pequeño de lo que realmente es. Sobre esta base se puede desarrollar incluso la impotencia, pero en este caso hay que hablar sobre la disfunción eréctil psicológica. Afortunadamente, el problema es bastante solucionable: lo suficiente es sentarse en una dieta correcta, hacer los ejercicios, bajar el peso, como el resultado – la proporción se regresa a la normalidad.

Una atención excesiva a su apariencia, es decir, el narcisismo puede también convertirse en un obstáculo serio en la vida sexual. Esto ocurre porque una persona está pensando que aspecto físico tiene desde el punto de vita de su pareja sexual. Esto es especialmente cierto cuando se trata de una nueva pareja. Y en la cama con esos pensamientos no va a tener el éxito. Por decirlo suavemente, ellos están distraído de su asunto principal.

Todo es bueno con la moderación

Para no convertirse en un bancarrota en los asuntos sexuales hay que mantener una moderación con las actividades físicas. Hay que aprender a planificar sabiamente los deportes. Todo lo que tiene es el sentido de la porción y el sentido común.

Los ejercicios son siempre un punto saludable. Pero el exceso de los ejercicios no siempre tiene un efecto positivo en la salud masculina. En los ejercicios, así como en otras esferas de la vida, existen las fronteras razonables. Con el cruzamiento de estas fronteras, cada parte de su cuerpo va a sufrir: la salud, el bienestar y, por supuesto, el sexo. Tal vez, el sobre-entrenamiento no le conduzca a una lesión o enfermedad. Tal vez, incluso sus músculos conserven su dureza de acero. Pero puede suceder que una – e importante – parte del cuerpo “se niega” de funcionar en el momento más inoportuno.

El momento más peligrosos, en términos de sexo, llega cuando se intenta aumentar la intensidad del entrenamiento. Eso es cuando usted está en el mayor riesgo “quebrar” en la cama. El hecho de que el entrenamiento en exceso reduce los niveles de testosterona (principal hormona sexual masculina que es responsable del estado de la potencia y la atracción sexual). Por ejemplo, en el caso de los corredores y los luchadores, a veces testosterona se cae en un 60-80% debajo de la norma. Del mismo modo, se realiza la reducción de la producción de esperma. Como el fin de estas cosas es la infertilidad masculina – la incapacidad de los espermatozoides de concebir el óvulo femenino debido a una movilidad baja. Hoy en día cada tercer hombre sufre de la infertilidad masculina.
La formación dentro de los límites razonables, por el contrario, aumenta el nivel de testosterona, mejora la potencia, la resistencia sexual y el funcionamiento correcto de todos los órganos corporales. Y si usted actúa con sensatez, en este caso su potencial sexual no sufre. Por supuesto, es necesario aumentar la intensidad – de lo contrario, los músculos no crecerán. Pero esto debe hacerse gradualmente, y no con “redada”.

Otra pregunta – ¿si causa el sobre entrenamiento la impotencia? Según los científicos, todavía no. El sobre entrenamiento realmente disminuye los niveles de testosterona, pero no en la medida de la impotencia completa.

No quiere nada

Sin embargo, la mayoría de los expertos reconocen que el entrenamiento “super intensivo” afecta negativamente sobre el deseo sexual, es decir, sirve como un deprimente del interés sexual. Sin embargo, tiene el mismo efecto que la fatiga o el estrés.

Por desgracia, muchos hombres piensan que la erección debe aparecerse en cualquier momento necesario. Este que es un error común a veces lleva a la tragedia real en la vida sexual. Usted está cansado, usted tenía un día duro con un ejercicio demasiado pesado, usted sufre de la inquietud.

No es de extrañar que la erección no apareció y, como la consecuencia, usted tiene un fracaso en la cama. Un solo fallo no tiene nada que decir. Por otra parte, no salió de la nada, sino por razones obvias. En tal situación algunos hombres saltan en la desesperación, y tiene prisa para hacer las conclusiones acerca de su impotencia. No hay que convertirse en el enemigo para sí mismo. Trate con la comprensión a su cuerpo, y este seguro de que la próxima vez funcionará, como siempre.

Está claro que si usted pasa largas horas en el gimnasio, en este caso un poder mínimo se quedan para la comunicación con su novia. Y aquí no es la culpa de las hormonas, sino en la fatiga común del hombre.

No sólo el cuerpo

Como se puede ver, “el hierro” y el sexo puede convivir uno con otro: sólo tiene que saber usted es cuándo parar. Los ejercicios con pesas desarrollan la resistencia sexual, con el trabajo en los músculos aprende a sentir su cuerpo que usted posee. Usted se siente más fuerte atracción sexual y se comporta más libre en la cama. Además, siempre tiene algo que mostrar.

Pero recuerde: no hay que tratar el sexo como cualquier otro tipo del deporte. Para ser un buen amante, tener la fuerza, la resistencia sexual y una potencia poderosa no es suficiente. El hombre verdadero está siempre pensando en su pareja, qué ella siente y qué necesita, lo que especialmente agradable para una mujer. Es necesario no sólo saber cómo tomar, pero es importante en las relaciones sexuales saber cómo dar: es la esencia del amor.