afrodisíacos!

¿Afrodisíacos: engaño o panacea?

Convertirse en un gigante sexual por lo menos una vez en su vida prácticamente quiere cada hombre. Sería mejor, por supuesto, no hacer nada con el fin de lograrlo. Sólo hace falta comer una píldora mágica y te van a envidiar los pornostars de las películas de Hollywood. Lo más interesante es que los productos parecidos “para comer” se venden y se anuncian. Por supuesto, los vendedores se refieren a la experiencia de miles de años, el efecto que han experimentado muchas generaciones. Y su nombre es apropiado – afrodisíacos, que tiene origen del nombre de la diosa antigua del amor y la belleza Afrodita.

Tratémos de entender cómo funciona. ¿O por qué no funciona? ¿Y qué es necesario hacer para que funcione.

¿Qué es?

Afrodisíacos – es un alimento o bebida que pueden causar o aumentar el deseo sexual (libido).
La lista de presuntos estimulantes sexuales incluye: anchoas y apio, regaliz y tocino, además muchas otras cosas interesantes. Vale la pena destacar particularmente – que afrodisíacos se consideran alimentos “tradicionales” que están presentados más o menos de forma regular están en las cocinas nacionales de muchas naciones. No se trata de biofármacos.

Muerte por Amor

“Cantárida” — quizás el afrodisíaco más legendario. Y el más peligroso. Cantaridina – es el veneno irritante más fuerte. Irritación básicamente se extiende al aparato genito-urinario y se expresa en un rebato de sangre a los órganos correspondientes y la sensación de excitación. Sin embargo, sufre el hígado y el tracto gastrointestinal y el sistema nervioso central. Son posibles varias complicaciones, la más suae de las cuales – es estrechamiento de la uretra. Pero también la muerte no es la excepción.

Hay muchos libros, artículos, cientos de temas que describen acerca de afrodisíacos, miles de comentarios dejan en los diarios-web. A alguien le ayuda, a otras personas no. A pesar de estas advertencias, así como la información acerca de que algunos afrodisíacos no sólo son ineficaces, pero a veces son peligrosos, las personas siguen buscando una pócima mágica que les hará sexualmente irresistible.

La clasificación clara y aceptada de los afrodisíacos no existe, sólo se puede dividir poco más o menos en grupos. El primer grupo – con reputación famosa. Todo el mundo sabe, por ejemplo, registros sexuales de conejos. Se cree que los productos de conejo, así como extractos de los genitales de conejos deben poseer las propiedades adecuadas. Lo mismo se aplica, por ejemplo, a los caprinos.
Y testículos de toros siguen siendo un accesorio de la cocina mexicana,los añaden a los cocteles.

El segundo grupo – tienen semejanza con la acción fisiológica. Jalapeño y otras especias aceleran el ritmo cardíaco, aumentan la sudoración. Lo mismo ocurre durante la excitación sexual. Si las síntomas al final son similares, entonces otros efectos también deben ser iguales!

El tercer grupo – es místico y misterioso. El ejemplo clásico – es chocolate. Hasta que no se hizo al alcance de todos, que propiedades no lo atribuían. Incluyendo las de afrodisíacos.

El cuarto grupo – “a imagen y semejanza”. Muchas personas creen que la apariencia del objeto parecido a los órganos sexuales debe acelerar la función sexual. El cuerno de rinoceronte – es una versión clásica masculina, ostras – es una versión clásica femenina. Pero el afrodisíaco más famoso de este grupo – es la raíz de ginseng. En la forma, es muy similar al cuerpo humano, de esta manera exiate muchos mitos sobre ginseng casi más que acerca de otros afrodisíacos en todo conjunto.

¿Por qué eso puede funcionar?

Como llenar de placer a una persona? Primero, hacerla daño, y luego hacerle volver a la posición de partida. Aproximadamente con el mismo principio funcionan todos los afrodisíacos.
Parcialmente restaurar las funciones perdidas, pero no aceleran las normales.

Veamos los ejemplos. El cuerno de rinoceronte “funciona” sólo en su zona geográfica. Es que contiene grandes cantidades de calcio y fósforo. Con la escasez de oligoelementos (que es típico para aquellas regiones de África, donde habitan rinocerontes), el cuerno de puede mejorar significativamente la salud física en general. Y como resultado es bueno para la función sexual. Del mismo modo, el cuerno de rinoceronte ayudará a los africanos aumentar la libido, pero para los habitantes de los países desarrollados, el efecto será cero.

Lo mismo con las ostras. Afrodita, que dio el nombre a los afrodisíacos había venido del mar. Ostras como mariscos, deben ser una herramienta muy poderosa. Además realmente pueden ayudar en el caso de la deficiencia de cinc en el cuerpo. El mecanismo es el mismo: el recobro de la salud normal y, como resultado, de la actividad sexual normal. Si el cuerpo tiene una deficiencia de cinc – ostras aumentarán la libido, si es suficiente – nada va a cambiar.

El ginseng, chocolate, hierba de limón – estos productos tienen un efecto estimulante leve. Actúan como un tónico para ayudar a recobrar fuerzas perdidas por hache o por be. El principio de funcionamiento es el mismo: recupera el funcionamiento normal de todo el cuerpo – se reactiva la libido. No hay que olvidarse de un efecto tan poderoso como un placebo. Si una persona sinceramente cree que los testículos de un caprino de montaña, fritos en aceite de mostaza en la luna llena, le convertirá en un gigante sexual, es probable que lo sucederá en realidad. Para conseguir el mismo efecto se puede freír incluso suelas de poliuretano en aceite del motor, si persuadir a la persona que va a funcionar. Es evidente que en los casos más graves, tales como agotamiento extremo o la presencia de cualquier enfermedad, que afecta directa o indirectamente el sistema reproductivo, no hay afrodisíacos que ayuden.

Creer sin poder verificar

No hay ningunos estudios que verifican que los afrodisíacos reconocidos – cuerno notorio de rinoceronte, ginseng u ostra – son capaz de mejorar las funciones sexuales del hombre.
Y, lo más probable que las evidencia nunca serán conseguidas.El efecto placebo mencionado, en este caso es el obstáculo más grave. “La mente – el más poderoso de los afrodisíacos existentes – dice John Renner, fundador del Instituto de Investigación de la información de Salud para los consumidores. – Es muy difícil evaluar las propiedades reales de la sustancia, si una persona se enteró de ello y cree que en su función, entonces es afrodisíaco”. Las evidencias de la efectividad de afrodisíacos en los seres humanos son raros y subjetivos. Para que sean científicos, es necesario utilizar el control con placebo, el método doble ciego – cuando ni los investigadores ni los sujetos no saben exactamente lo que se les dan. No hay casi ninguna investigación parecida.